Voluntariado y Pedagogía, herramientas de transformación social

Enseñar es una ciencia, constantemente requiere investigación y reflexión sobre teorías de la educación en las diferentes etapas de la vida.

Parte del descubrimiento de nuestros voluntarios en los espacios formativos que tenemos actualmente, ha sido imprimir su personalidad a la hora de crear sus propias aulas. Pero también, pensar cómo resolver los desafíos que enfrentan en la distancia o ciertas dificultades propias de cada niña, niño o jóven que hace parte de sus clases.

Dentro de nuestra Aula Virtual VASED cada sala es única. La diversidad de estilos, colores, herramientas y material pedagógico refleja una identidad propia, que muestra una parte de la labor que cada voluntaria y voluntario desarrolla. Esto hace especial cada clase, manteniendo como único común denominador la fuerte conexión que cada uno ha logrado con su grupo, demostrando que no importa cómo se realice la labor de enseñanza, realmente lo más importante es el amor y la dedicación que se pone en ello.

Para eso nuestros voluntarios han participado en algunos espacios de capacitación, donde aprenden sobre interacción con niñas, niños y jóvenes y sobre diversas formas de mantenerlos conectados, animados y comprometidos, más ahora que las aulas se realizan de forma virtual.

Para eso nuestros voluntarios han participado en algunos espacios de capacitación, donde aprenden sobre interacción con niñas, niños y jóvenes y sobre diversas formas de mantenerlos conectados, animados y comprometidos, más ahora que las aulas se realizan de forma virtual.

Los voluntarios que actualmente están participando como instructores en el Club de Conocimientos VASED, han descubierto que su historia, su forma de ver la vida, sus gustos y en general la esencia de cada uno de ellos, importa mucho y se ve reflejada en su forma de transmitir conocimientos.

Y como resultado, tenemos niñas, niños y jóvenes felices, aprendiendo bajo modelos y estilos diferentes, con ambientes que a pesar de la virtualidad, irradian cercanía, empatía y respeto a la individualidad.

Gracias a cada voluntaria y voluntario que pone su corazón en estas aulas, que prepara y que dedica su tiempo libre para compartir con su grupo de estudiantes.

Esas acciones son las que transforman el mundo, en un lugar mejor. 

Add Your Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Your Name *

Your Mail *

Your Comment*